visa para colombia

 
  facebook Linkedin Google+ Twitter Blogger Contacto
Select your language:
Spanish Chinese (Traditional) Dutch English French German Italian Japanese

Blog

Jinxin Zhu llegó a Colombia hace dos años por invitación de la empresa Titanic S.A.S., que en su carta de presentación lo calificó como un reputado abogado chino. Esa condición le permitió acceder casi de inmediato a una visa de negocios.

Pero Zhu terminó fritando arroz en el restaurante Nueva China, ubicado en el centro de Popayán. Y no se trata de un revés económico, sino de una táctica criminal que usa una red mafiosa para ingresar ciudadanos chinos a Colombia que terminan viviendo de manera ilegal. (Lea también: ¿En qué se raja Colombia en la lucha contra el tráfico de personas?)

 

Se calcula que hay al menos 7.000 ciudadanos chinos en esa misma condición. Algunos de ellos ingresaron al país en el 2013, cuando Colombia levantó el requisito del visado. En esa ocasión, la estampida fue tal que se tuvo que volver a implementar unos meses después, pero muchos de los que llegaron nunca regresaron a su país.

De hecho, EL TIEMPO tiene evidencia de que siguen llegando y de que la red les cobra hasta 10 millones de pesos por cambiarles, de manera fraudulenta, su estatus migratorio. Para lograr que China les dé la salida, usan cartas de invitación de alcaldes, centros de idiomas, empresas de papel y hasta de empresarios de circo, que dicen requerir malabaristas.

“Los entran por Ecuador, Venezuela o por El Dorado. Ya en Bogotá, se soborna a un funcionario cercano a la Cancillería, identificado como ‘Monca’, para que les expida las visas de permanencia”, le dijo a este diario un hombre que trabajó para uno de los cabecillas de la red.

El jueves, reporteros de este diario fueron a cuatro restaurantes chinos en los barrios Carvajal, Teusaquillo, Álamos y Bachué, todos en Bogotá, y encontraron a tres orientales que figuran como altos ejecutivos de las empresas Mega Grupo Importaciones y Exportaciones y de la Distribuidora Oriental. (Vea aquí: Iglesia condena la "esclavitud" que encarna la trata de personas)

Ambas firmas están ligadas a Feng Ming Feng, un empresario chino con residencia en Colombia y negocios en el área de la construcción y de los restaurantes.

Modus operandi

EL TIEMPO llamó a la oficina de Feng, para preguntarle por qué aparecen sus empresas mencionadas y si ha denunciado ser víctima de esta red criminal de trata de personas, pero no respondió los mensajes de este diario.

En todo caso, el nombre de una de sus firmas resultó vinculada al ingreso de otro chino: Chen Yanfeng, experto en tecnología agrícola, quien terminó en otra cocina. Yanfeng, de 42 años, llegó al país, en mayo del 2012, por invitación del alcalde de Puerto Salgar (Cundinamarca), Fernando Muñoz. El Alcalde le dijo al consulado de Colombia en Hong Kong que Yanfeng y cuatro chinos más tenían conocimientos y amplia experiencia en labores agrícolas.

Por eso, pidió que se estudiara el otorgamiento de visas “con el fin de extender la invitación a nuestro municipio próspero donde se desarrolla uno de los más prósperos proyectos, ‘Ruta del Sol’, que une al centro del Colombia con la Costa Atlántica”. (Lea también: Detienen en Medellín a un grupo de inmigrantes ilegales de Pakistán)

Dos días antes de que se le venciera la visa de cortesía, Yanfeng inscribió en la Cámara de Comercio de Bogotá una empresa unipersonal y, luego, envió una carta a la coordinación de visas del Ministerio de Relaciones Exteriores pidiendo que le cambiaran la visa de cortesía por una de actividades de carácter independiente.

A la magia de Cartagena, las playas del Parque Tayrona, el exotismo del Amazonas y el verde del Eje Cafetero les está saliendo, cada vez con más fuerza, una competencia como imán de visitantes extranjeros: el llamado ‘turismo de salud’.

De los Países Bajos –incluidas sus islas en las Antillas– llegan hoy el 49 por ciento de los extranjeros que vistan el país con el objetivo de someterse a tratamientos estéticos, odontológicos, de medicina general hasta terapias de guía espiritual.

Cuando está próxima la temporada alta de este tipo de turismo en el país, Migración Colombia –la autoridad nacional en esa materia– acaba de terminar un estudio que señala que en los últimos ocho años el número de turistas que declaró como motivo de la visita las razones médicas se multiplicó por 50.

En Colombia pasa algo paradójico. Mientras la gente critica el sistema de salud, teme el aumento de la inseguridad y siente que todo está más caro, cada vez más extranjeros deciden establecerse en el país para jubilarse buscando justamente una vida tranquila, buenos médicos y precios baratos. Esta semana la revista estadounidense International Living, que se especializa en artículos para pensionados, ubicó a Colombia en el octavo puesto dentro de la lista de las naciones ‘ideales’ para los retirados extranjeros. El país sacó una nota de 85,4 sobre 100, donde se evaluaron una serie de variables que incluyeron la finca raíz, el costo de vida, el entretenimiento, la infraestructura, la facilidad de adaptarse, la medicina y el clima.

 

Un aumento del 10% en los flujos de inversión extranjera directa hacia sectores diferentes al petrolero, se registró en el mes de enero de este año frente a igual periodo del año anterior. 

Los datos de la Balanza Cambiaria del primer mes del año entregados por el Banco de la República, señalan que los capitales foráneos en el periodo de análisis pasaron de US$207,8 millones en enero del 2014 a US$228,5 millones en igual mes de este año. 

Esto significa que la inversión extranjera en sectores diferentes al petróleo ha ganado participación en el total, al pasar de 14,8 % en enero del 2014 a 16,8 % en 2015. 

Las oportunidades laborales, el crecimiento económico y la calidez de la gente son algunos motivos para quedarse en nuestro país.

Como lo indica el Ministerio de Trabajo, un extranjero cuenta con los mismos derechos laborales que un colombiano, basado en los principios de la igualdad y la no discriminación.

Por tanto, quien viene de otro país tiene derecho a la celebración de un contrato de trabajo, al pago de un salario por prestación del servicio, a la afiliación al Sistema General de Seguridad Social y a una caja de compensación familiar, al pago de prestaciones sociales, a vacaciones y a la afiliación a una asociación sindical si así se quiere.

“Mi experiencia en Colombia ha sido excelente, aunque con altibajos, pero siempre han estado las puertas abiertas y muchas oportunidades en diferentes empresas”, afirma Miryam Romero, comunicadora social, oriunda de Venezuela.

Desde Estados Unidos, Inglaterra, Irlanda, Jamaica, Australia y República Checa, entre otros países, llegaron los nativos a Colombia a potencializar el proceso de enseñanza-aprendizaje del inglés en Colombia.

  • El impacto inicial del Programa de Formadores Nativos Extranjeros beneficiará a 30.240 estudiantes de los grados 9°, 10° y 11°.
  • Desde Estados Unidos, Inglaterra, Irlanda, Jamaica, Australia y República Checa, entre otros países, llegaron los nativos a Colombia a potencializar el proceso de enseñanza-aprendizaje del inglés en Colombia.

Bogotá, 20 de enero del 2015. MinEducación. "Bienvenidos a Colombia y gracias por ser parte de este esfuerzo del Gobierno Nacional: 'Colombia Bilingüe 2015-2018'". Con estas palabras, la ministra de Educación, Gina Parody, recibió a los 124 nativos de 23 países que llegaron al país a acompañar el proceso de enseñanza del inglés. 

El informe fue dado a conocer por Migración Colombia y la Organización Internacional para las Migraciones.

Los venezolanos son el mayor grupo de trabajadores temporales extranjeros en Colombia, con un 18% del total, seguidos de los procedentes de Estados Unidos (12,8%), Perú (7,8%) y México (5,9%), según un estudio difundido por Migración Colombia y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).
 
El informe, llamado "Caracterización sociodemográfica y laboral de los trabajadores temporales extranjeros en Colombia: una mirada retrospectiva", analiza el comportamiento migratorio en este país entre los años 2007 y 2011.
 
Durante ese periodo de cinco años, las autoridades colombianas concedieron 16.765 visados de trabajo temporal, de las cuales 3.023 fueron concedidas a ciudadanos venezolanos, 2.148 a estadounidenses, 1.302 a peruanos y 981 a mexicanos.

Los principios consagrados en la Constitución Nacional de cada país. La Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, la más amplia e importante de las Declaraciones, donde se establecen los derechos humanos y libertades fundamentales que tienen derecho las personas en todo el mundo, sin discriminación alguna.

El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y el Pacto Internacional de Derechos Civiles, Políticos y su Protocolo Facultativo de 1966, donde se reitera la obligación que la Organización de las Naciones Unidas –ONU- impone a los Estados de promover y respetar los derechos humanos.

Los Instrumentos Internacionales y Recomendaciones de la Organización Internacional de Trabajo –OIT- sobre trabajadores migrantes, como su Convenio 97 relativo a los Trabajadores Migrantes y el Convenio 143 sobre las migraciones en condiciones abusivas, la promoción de la igualdad de oportunidades y de trato de los trabajadores migrantes.

La Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares de la ONU de1990, ratificada mediante Ley 146 de 1994, y la Normatividad de cada país.

Hasta el próximo miércoles, la princesa Astrid de Bélgica, hermana del rey Felipe, visitará Colombia con el fin de fortalecer los lazos económicos y comerciales entre ambos países.

La representante de la realeza buscará concluir su paso por el país con acuerdos concretos en materia de energía, tecnología verde, infraestructura, educación, salud, alimentación y bebidas.

Otros miembros que integran la comitiva son los ministros de Comercio Exterior y Asuntos Europeos, el vicepresidente y ministro de Economía, Industria, Innovación y Nuevas Tecnologías, así como de Educación Superior, Investigación y Medios de Comunicación de la Federación Valona-

Viernes, 12 Septiembre 2014 00:00

¿Por qué invertir en Colombia tiene sentido?

Juan Pablo Córdoba habla rápido, lo hace de índices, de macroeconomía, de acciones, de ETF y del presente y futuro del mercado local de capitales. Es el presidente de la Bolsa de Valores de Colombia (BVC), y en sus manos está, básicamente, lograr que más empresas se enlisten y más inversionistas inviertan. Por eso bajo su batuta, el próximo 15 y 16 de septiembre, junto con empresarios, representantes del Gobierno y reguladores del mercado, se sentará con los principales fondos de inversión presentes en Londres y Nueva York, catalogadas las dos plazas financieras más importantes del mundo. Entonces, ¿cuál es la estrategia? Córdoba le responde a El Espectador.